Colección 'Algo nuestro'

Número 1 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

AZULEJOS representa el primer paso de una aventura de locos, una aventura de vida y de pasión. José Matías Gil,  al frente de otros muchos , encendió la antorcha y, aunque hubo relevos, aquellos jóvenes poetas hicieron y hacen su camino, la antorcha arde, ilumina y calienta. Algunos locos siguen locos.

En la contraportada de AZULEJOS se lee:

“La poesía no puede ser lógica ni sentimental; debe ser anárquica e irrepetible. La poesía debe ser viva y vida, la bola de nieve de Enrique Bergson”.

Número 2 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Consideramos la poesía como un quehacer inevitable que la vida provoca y exige. La vida se vive y no se discute. Y cada vida es original aunque enzarzada en las otras. Así la poesía. Sea varia y personal, exponente de la propia categoría. Sea una voz, pero no ua isla. Sea una riqueza, pero no na propiedad privada. Sea un servicio, pero no una imposición. Y tendremos menos necesidad de discutir. Porque, aunque se juzgue, nadie debe hacerlo en plan tirano. Con menos apaleadores y con algunos maestros para el diálogo, toda esta poesía joven,  pujante y rica, sabrosa ya como una granada madura, combativa como una granada de mano, irá encontrando su propio camino. Lo otro, las leyes, la mitad de la mitad.

 Sevilla, diciembre de 1973

Número 3 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

“Amalio, estremecido en todos los vientos; a veces brisa, a veces el “árbol furioso” del que habla Vicente Aleixandre. Recuerdo, en pintura y en poema, de aquel Federico del “Claro de luna”, del “Claro de circo”, de “Una gota de agua”, resucitado por Guillén: “Como juego y creación se identificantanto en el poeta, sin cesar trabaja divirtiéndose, sin cesar se divierte creando”.

Sólo que en Amalio siempre entrevemos, junto a la aventura suprema del Arte, ese dolor antiguo de su corazón en el vuelo, lastimado por la gente que sueña, por la gente que sufre”.

Manuel Barrios (extracto del prologo)

Número 4 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

“Se seca la juventud año tras año, los días de primavera se van, mueren las leves flores en vano, y el sabio me advierte que la vida es como  una gota de rocío en una hoja de loto”. Lo dejó escrito Rabindranath Tagore. Me parece que en el “Jardinero”. ¿Por qué la cita me ha venido a las mentes al paladear los poemas de mi amigo malagueño? También he recordado a José Luis Hidalgo y su libro. No por el estilo”.

Así comienza el prologo de José Matías Gil

Número 5 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Esta quinta selección de “Algo Nuestro” quiere ser un ALJIBE, una cisterna llena de agua limpia y transparente como el vidrio. ALJIBE, soterrada esperanza de que el caudal boyante de la poesía ha de traer consigo el riego necesario para que florezcan y fructifiquen no pocos eriales.

“Quienes le veían vivir no sabían/ hasta qué punto estaba unido a todo esto;/ porque todo: estas profundidades, ese piélago,/este agua, estos prados, todo era su rostro”. R.M. Rilke

ALJIBE significa, aquí y ahora, nuestro rostro, nuestra agua, el cubo rebosante de veinte poetas de entre los setenta y ocho que ensancharon, durante el año que pasó, la arteria del movimiento poético sevillano Algo Nuestro.

Número 6 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

De Emilio Durán siempre cabe esperar la pirueta de una agudeza. Su verso desenfadado ¡como escarcha, a lo berbiquí barroco andalucísimo, el pedregal de lo cotidiano y cómo sabe dar con la rueda de molino árabe, la lucerna romana, el lagrimario fenicio, la galerna tartesia…! Porque todo lo transfigura la afición y él apenas si vive algo que no sea arqueología o futurología, al paso que soporta mal que bien, la rutina del hoy nuestro de cada hoy.

Matías de la Rosa

Número 7 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Como poeta, Francisco Mena Benito, se ha establecido como una voz poética, lírica, fina y tierna en cuya poesía no falta el pensamiento profundo. Consigue expresar conceptos difíciles e intelectuales mediante versos escuetos y líricos. Sus poemas, casi siempre en verso libre, revelan un profundo dominio de la lengua, una sensibilidad para las exigencias connotativas de las palabras y una facilidad expresiva para captar el momento más tierno y más lírico.

Francisco Mena Benito, poeta consagrado, vuelve a cantar con una voz lírica de fina ternura y madurez intelectual en SONATA POR UN AMOR.

Número 8 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

En tus manos, lector, tienes este CÁNTARO, criatura de barro humano, hasta el gollete colmado de un agua trascendida de poesía. Si el año pasado fue Aljibe, menester ha sido reducir la cabida y darle, con su limo humanizado, la maniobrabilidad de la vasija.

Número 9 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

La selección la forman varias firmas de un solo colectivo, son evidentes las diferencias, la disimilitud estilística entre unas y otras. Unas diferencias que sólo al público lector corresponde definir y delimitar. No obstante, un objetivo común las une: la utilización y desarrollo de la Poesía, de ese indispensable fruto nacido del alma en su contacto con el mundo, para cambiar profundamente una realidad que no gusta, que anquilosa y aniquila y que por ello es preciso desobedecer.

Número 10 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Sin embargo, la esperanza aletea escondida – “los ojos que espero están entre las gentes” – y una zubia de amor derramada sólo precisa de una acequia que la lleve y encante a la huerta que sea placentero regar. Y eso es el libro de Ramón Reig, una arriada de amor desmandado que pide a gritos dioses, ritmos y mujeres que amar.

Emilio Durán

Número 11 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

“Con la piel archivada

el hombre es un ayer que late en su mañana

respirando un presente casi inerte”.

Rosa Diaz

Número 12 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Que una aurora sea el motivo que justifique esta nube que lanzamos a los ecos, un amanecer para nuestra tierra y nuestra gente que tan alejada se mantenga de agarbanzados folklorismos como de olvidos sobre la raíz y el perfil de nuestro talante. Que los que en esta nube mezclamos las voces tengamos siempre presente que el pasado sólo es válido en cuanto es el motor que facilita el paso por los carriles del mañana.

Extracto de la solapa.

Número 13 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

“Un día Amalio se dio cuenta de que también la palabra, como el color, le respondía a la hora de plasmar su sentir y, entre cuadro y cuadro, se puso a escribir versos. Y el verso le fluía y su voz resonaba en modulaciones con altura de cumbres.

“Testamento en la luz”: el abandono místico a la luz, vestigio de la ansiada pervivencia cuestionada, y la agonía de un testamento en que gravitan las tremendas espadas del dolor, la injusticia, la soledad – toda la soledad del metafísico – la muerte”.

José Matías Gil

Número 14 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Es cierto, como piensa José Matías Gil, que el romance castellano fue uno de los cauces preferidos por los poetas andaluces, que lo emplearon no sólo para contar historias, sino para cantarlas. Los poetas de nuestro siglo – Juan Ramón, en primer término – acaso sospecharon que la voz personal podía recoger el sentir de todos los hombres sensibles a través de esa forma-río, capaz de transformar lo individual en voz colectiva.

JOSÉ MATÍAS GIL quiere, en este libro, unir su voz a las voces del pueblo: hablar en nombre suyo y de otros. Y elige la forma del romance para hablar por todos. Acaso cuenta historias, o sentimientos, o plasma sensaciones… Siempre, al fondo, se alzan los campos vivos de Andalucía, llenos de coas y de seres; llenos de unos hombres que – pese a su mucho saber de la muerte – son maestros en el arte de soñar, de imaginar, de cantar, de vivir.

AURORA SÁNCHEZ ALBORNOZ

Número 15 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

ESE TUL SOMBRIO DE NEGRAS FORMAS -espacio sobre el que  carnicero buitre blanco se cierne tal amenaza del sino- es una tragedia privada que ha ocurrido, que está ocurriendo. No se sabe de una posible claridad de astro que palie sus efectos. Más bien existe prevención a ciertas luces -con pretensiones omnímodas, imperecederas- contra las que el lírico en agonía pretende vacunarse.

José Matias Gil

Número 16 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Número 17 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

“Aparece como un libro desenfadado, sarcástico y altamente crítico, aunque no resulta excesivamente difícil detectar en él cierto grado de amargura ante una realidad que no gusta  y que aparece ante los ojos del poeta como muy difícil de cambiar”.

Número 18 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Poesía real, en suma, con la mirada bien a ras de tierra, sin perderse en divagaciones siderales.

Número 19 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en su serie “Torre de la Plata”

Emilio Durán ha dicho respecto al presente libro: “Alquibla” suena rotundo y su verso es arista definida, linea segura, cadencia armoniosa. Supone una sensibilidad estremecida y una pasión que, sin embargo, se logra encajar en el canon del ritmo. Poemario hermoso, bien construido, bellísimo y con grandes aciertos expresivos.

En relación a este libro Amalio había pintado ( en el momento de su publicación) 170 cuadros sobre la Giralda (luego serían un total de 365, uno por día del año), que tituló “Biografía de una torre: 365 gestos de la Giralda” y escrito una tesis doctoral sobre la misma.

Número 20 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en su serie “Torre de la Plata”

EJERCICIO DE RETINA es la reflexión critica sobre el entorno que rodea al autor, en una total consonancia con aquellas palabras de Góngora, “El oficio de poeta es mirar”.

Número 21 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en su serie “Torre de la Plata”

Bre el poemario con una cita de Jaime Gil de Biedma: “Para saber de amor,  para aprenderle, haber estado solo es necesario.

Número 22 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en su serie “Torre de la Plata”

“Onofre Rojano no sólo exhibe la forma barroca, bella y sensual de su bien hacer poético, sino que, además, dice aquellas cosas que, lastradas en los desvanes de los recuerdos, en el sobrado de los días a todos nos vienen a decir, porque quien es poeta -como lo es Onofre- al remover sus heridas, abre, a la vez, los labios, que nunca se cierran del todo, de las heridas e los demás. Y por eso canta… aunque sea a Nadie, extrayendo de su profundo alarmo los aleteos de las muchas almas que en su vida ha ido atesorando. Porque si   “miserable es el momento, si no canto”, como asevera Claudio Rodríguez, nuestro poeta rehuye el pozo de la miseria de la existencia, haciendo en su alambique, estremecida depuración de sus vivencias, elevando a categorías la cabalgata de sus anécdotas y haciendo resonar -armonioso- un canto bien modulado que no se ha de escuchar sólo con los oídos sino con el corazón”.

Extracto de la introducción, por Emilio Durán.

Número 23 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” 

Con esta obra, Rosa Díaz, obtuvo el premio JOSE MARIA MORÓN en su III convocatoria. 1983

Número 24 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en la serie “Torre de la Plata”

El poeta sigue definiéndose como un autodidacta confuso y breve. En la actualidad aún sigue creyendo en el “Hombre” como meta y en la “Poesía” como medio de salvación.

Número 25 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en la serie “Torre de la Plata”

En mayo de 1983 obtiene, con esta obra, el accésit del V premio de poesía GALLO DE VIDRIO.

Número 26 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en la serie “Torre de la Plata”

Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala, sevillano que, sintiéndose profundamente tal, querría considerarse ciudadano del mundo en primer termino, es Profesor de Lengua Española en la Universidad de Sevilla. Su amor a la literatura lo ha conducido a especializarse en la materia prima de las obras literarias: la lengua. Y al mismo tiempo podría decirse que su hábito profesional de ir observando las multiformes manifestaciones lingüísticas lo ha llevado a pretender observar la lengua desde dentro, desde el lugar del creador. Es así como se ha lanzado a escribir poesía y participar en concursos literarios.

Número 27 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en la serie “Torre de la Plata”

El presente libro fue galardonado con el VII Premio Gallo de Vidrio en el año 1984.

Antonio J. Borrachero dice en el prologo:

“Como un canto rodado -“Yo soy la misma piedra”- que de decantación en decantación hubiera recorrido “el ocre de los siglos”, Juan Sebastián, de verso en verso, recorre en este libro “la historia más sentida de España”. Pero Juan Sebastián es piedra peregrina; no permanece estático a la vera de un camino o varado en la orilla de una playa, y continúa, siempre incansable, su alquímico proceso de tanteo y observación de las piedras y sus almas, buscando, a golpe de “litoamor”, a la “Venus intangible”.

Número 28 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en la serie “Torre de la Plata”

Libro ganador del VIII Premio de poesía Gallo de Vidrio en el año 1985

Pilar Marcos nace en Sevilla. De formación autodidacta y vocación tardía, irrumpe en el panorama poético sevillano con un primer libro, “La casa suspendida” en la colección Vasija del Grupo Poético BARRO (Sevilla, mayo de 1984) en el que muestra, con una poesía surrealista y visceral, su propio ámbito familiar. En el mismo año aparece una colaboración suya en el libro “Sevilla es mujer” de la colección Amaltea, Editorial Arrayán.

Este volumen se abre con una cita de la propia autora:        

“A los hombres que viven en la mar, amándola,

y en ella mueren, sin dejar de amarla”.

A mi eterno marinero.

Número 29 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Hemos llegado a un estadio histórico en el que escribir, publicar y recitar poesía es un residuo de marginalidad. Incluso en algunos estratos sociales parece como si dar a conocer que uno compone poemas fuera algo así como un signo de debilidad. El ser humano debe ser hoy “agresivo”, exageradamente individual, psicológicamente inmutable: brillante, triunfador, en dos palabras.

Ramón Reig (extracto de la solapa)

Número 30 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Por la recia arquitectura y el aire sencillo de estos versos pasa, como agua derramada en azuda de estrofas, toda la toponimia de amor -natural y humana- de Alcalá, la de Guadaira.

En sonetos, unas enclaustradas que al lector toca redimir y sacarlas a la luz y hacer que en su espíritu alienten. Lo religioso, lo satírico, lo paisajístico, todo cabe en estas prisiones poéticas.

Con décimas de preguerra urdimbre, Enrique nos trae en su mano un canto al alba, al pan de Alcalá y al mítico cantaor Joaquín el de la Paula.

José Cenizo (extracto de la solapa)

Número 31 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

HOMBRE DEL AIRE  es algo más que un trámite de poemas, escritos al azar en la plenitud de su vida, por un hombre argentino que vive hoy en Estados Unidos; este libro es la cristalización de un conjunto variado de experiencias, de recuerdos, de reflexiones, de emociones hilvanadas espontáneamente al hilo de la Palabra, “esa casa de tiempo y de silencio que va al río de la vida” (como dijera Juan Ramón) y en el Aire, cuando el poeta descubre, sentado junto a la ventanilla de cualquier avión, el cielo y las nubes como su horizonte más próximo, infinitamente más cercano que la tierra, en la que momentos ates, apoyaba sus pies.

El poeta se aleja del suelo al tiempo que socava el espacio de su alma en un proceso de conocimiento, y con espontánea generosidad nos entrega el resultado de es búsqueda, de ese viaje, al tiempo que se funde con los hombres:  “He partido en búsqueda/ de la plenitud humana:/ quisiera reencontrar mi alma”.

GALLO DE VIDRIO ha querido, con la aparición de este volumen, establecer un puente de diálogo con escritores de habla española, residentes al otro lado del Atlántico.

Ana Recio Mir (en la solapa)

Número 32 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Es deseo de cuantos componemos esta antología de coplas flamencas que el pueblo recoja, cante, reelabore y hagan suyos, heredándolos de boca en boca, estos cantares que de nuestra alma salieron.

Dejemos correr el tiempo y las voces. Avenemos estos versos en la esperanza de que los arome alguna garganta y alguna memoria los eternice.

Número 33 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

A Ángel Sánchez-Escobarla vida le vibra en las manos, que ofrece abiertas, derramando sus dones: un rato de conversación con aquel a quien han dejado solo, una sonrisa, un poema, una clase de inglés, una noche con quien sufre la abstinencia terrible de la droga… ¿Poeta comprometido? No, algo más total: hombre, hombre comprometido y solidario.

Enrique R. Baltanás (Reseña en la solapa del libro)

Número 34 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Por otra parte, sorprende de este libro la sobria y elegante tristeza (¿violeta?) instalada en la mayoría de los poemas: la madura libertad expresiva que conduce a la radical sinceridad, a la verdad que autentifica lo que es poesía; y algunas bellísimas imágenes que alzan el vuelo a lo más alto y justifican por sí mismas este hermoso poemario.

Pro. Anselmo Ruiz de Alarcón

Número 35 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en la serie “Torre de la Plata”

Número 36 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Número 37 de la Colección de poesía “Algo Nuestro”

Número 38 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” en la serie “Torre de la Plata”

RAPTOS CIFRADOS es una colección de cuarenta y cuatro aproximaciones a la forma del soneto.

Número 39 de la Colección de poesía “Algo Nuestro” 

Descargar libro